Una antigua maratón descrita en el libro 1 de Samuel

Share Button

Por todos es aceptado que la “maratón” como actividad deportiva, tiene su origen en los antiguos juegos olímpicos griegos. Esta carrera conmemora la efectuada por Filípides, de Atenas a Esparta, para pedir ayuda frente a la invasión persa (2ª Guerra Médica).

Sin embargo, pocos conocen que, en la Biblia, hay descrito un acontecimiento similar al griego. El suceso, protagonizado por un soldado israelita de la tribu de Benjamín, se detalla en el primer libro de Samuel.

Los dos libros de Samuel, forman parte de los llamados “libros históricos” del Antiguo Testamento o de “los Reyes”. Se cree que los redactaron tres “jueces hebreos”: Samuel, Natán y Gad. Ambos textos inicialmente formaban solo uno, que luego dividieron en dos.

La obra abarca un amplio período de la historia del pueblo de Israel. Nos narra el fin de la época de los jueces, época de carácter tribal, y el nacimiento de la nación como tal. Pensemos que Israel aparece como nación a partir de Saúl y David, ya como reyes, y no como jueces (1.050 a 970 a.C.).

Históricamente sabemos que las tribus israelitas salieron de Egipto. Gracias a las conquistas de Josué, se establecieron en la zona de Canaan. A pesar de los enfrentamientos entre los dos pueblos, se llegó a un equilibrio entre las diferentes tribus. La armonía se mantuvo de una manera más o menos estable durante bastante tiempo. Sin embargo, en el siglo XII a.C., el pueblo filisteo presionaba por el norte, con la intención de conquistar todo el territorio.

El momento fue muy convulso. Las diferentes tribus israelitas, aunque unidas, tenían cada una su propio dirigente o “juez”. Ello mermaba su capacidad de defensa. Entonces el pueblo pidió al profeta Samuel, que les diera un rey único. Así podrían enfrentarse, como un solo pueblo, a la amenaza filistea. Samuel eligió a Saúl, un caudillo de la tribu de Benjamín, como primer rey de Israel.

Bajo su liderazgo los israelitas consiguieron frenar la ofensiva filistea. Sin embargo, en la batalla del Monte Gilboa, fueron derrotados de manera estrepitosa por estos. Tras la derrota, un soldado de la tribu de Benjamin, corrió hacia Siloh para dar la noticia. Su intención era la de advertir a la ciudad que se prepararan para su defensa.

Pero ¿porqué corrió hacia esa ciudad?

Pues precisamente porque Siloh constituía el centro religioso de los israelitas. Era allí dónde estaba el “Arca de la Alianza” y el “Tabernáculo” o santuario móvil construido bajo indicaciones de Moisés. A pesar del aviso la ciudad no pudo defenderse y fue destruida. Este suceso lo encontramos muy bien documentado por el profeta Jeremías (Jeremías 7:12-14).

En Gilboa, Saúl y sus tres hijos murieron, y Samuel ungió a David como rey. Años más tarde, éste recuperaría el Arca y posteriormente su hijo, Salomón, le construyó un templo para protegerla. Allí permaneció hasta que los romanos destruyeron el templo.

En la actualidad se corre una maratón en conmemoración de la carrera del soldado israelita. Sin embargo, no se realiza de forma periódica, debido al conflicto existente en la zona. Esta maratón sigue un ruta por Cisjordania y recorre la distancia entre Rosbhh Haayin y la actual Silo, ya en territorio palestino ocupado.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *