Que zapatilla necesita el runner

Share Button

Correr es bueno para la salud. Pero también es cierto que puede causar lesiones en los pies y en las piernas.

Al correr, los pies golpean el suelo con una fuerza de tres a cinco veces el peso del cuerpo. Ese golpeteo, constante y regular, se debe absorber con una buenas zapatillas. En caso contrario se acaba con los pies destrozados.

Cómo debe ser la zapatilla del runner

Con los años, los fabricantes de calzado deportivo han diseñado zapatillas especificas para los runners. Su diseño está estudiado para acolchar y estabilizar el pie. Las zapatillas del runner tienen el talón es más alto que una zapatilla normal. Ello hace que, al correr, se apoye preferentemente con el talón o la parte central del pie. Esta pequeña elevación  hace girar el arco plantar al tocar el suelo, y lo empuja hacia el primer metatarso para avanzar. Ese es el motivo por el que las zapatillas de los runners son muy flexibles en su parte central y delantera. Facilitan el movimiento del pie.

Además del acolchado y la flexibilidad, el calzado debe ser estable. Al correr, el pie tiende a girar hacia los lados, efectuando una torsión hacia adentro y hacia abajo (pronación). El hecho es que, una pronación excesiva puede acarrear problemas en las rodillas. Así pues, los fabricantes están diseñando zapatillas con refuerzos en los talones y estabilizadores en la parte trasera. Su propósito es corregir un exceso de pronación o de supinación.

El caso es que, actualmente, el calzado deportivo para el runner es muy variado. Encontramos zapatillas muy ligeras (para correr en pista) y otras más resistentes (para correr por carretera y montaña). Las hay especiales para campo través, con barras de torsión en la suela (dan más estabilidad). Algunas presentan relieves, ondas y surcos de goma galvanizada con lo que el pie se agarra mucho mejor al suelo. Las hay de todos los colores, con reflectantes, cámaras de aire, geles incorporados. Incluso con pilares plásticos que proporcionan un acolchado inmejorable.

Cómo saber cual se adaptará mejor a mi pie

Para empezar, dentro de tanta variedad, nos preguntaremos, ¿cómo elegir una que se ajuste perfectamente a nuestra anatomía y forma de correr?. Una forma muy práctica es coger las zapatillas que ya se utilizan para andar, que no sean nuevas, pero que estén en buenas condiciones. Esa esta ya adaptada al pie.

Entonces, la miramos atentamente después de situadas en una superficie plana y lisa. Observamos si se tuercen hacia un lado o hacia otro, si son las dos o solo una. Observaremos si la suela está más desgastada en el lado interior (hay exceso de pronación) o en la parte exterior (exceso de supinación). Todos estos datos pueden ayudar a elegir la zapatilla correcta. Para asegurarnos bien podemos llevarla a una tienda deportiva especializada, la elección se ajustara casi al 100% de nuestra necesidad.

Otros datos importantes

De todas formas hay varias preguntas que debemos hacernos previamente a la compra. Por ejemplo pensaremos ¿cuánto tiempo se va a correr, por donde, cuanto se pesa, se es novato o no?. Todo influye, y por supuesto también la economía. No hay porque ir a comprar lo más caro, ya que no siempre es la mejor opción. Es más recomendable empezar con alguna de precio medio hasta encontrar la marca y ajuste que se necesita.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *