Olimpia, la ciudad de los primeros Juegos Griegos

Share Button

Dónde estaba Olimpia

Primeramente indicar que era en la antigua ciudas de Olimpia, dónde se celebraban los juegos griegos. El enclave estaba situado al pie del monte Cronio, junto al rio Alfeo, en el Peloponeso. Era un lugar eminentemente religioso y considerado como el santuario espiritual más representativo de la unidad de todos los griegos. Por ello, durante la celebración de las competiciones, tenia lugar la denominada ekecheiria, o tregua olímpica.

Referencias escritas

De hecho, hasta que no se descubrió su emplazamiento, sólo se tenían referencias de su existencia por los escritos de los historiadores de la época. Respecto a Olimpia, Pausanias de Liria (siglo II d.C.), nos ha dejado en sus obras una descripción detallada de la ciudad, de sus monumentos, edificios y templos.

Excavaciones

Fue en 1829, cuando una expedición arqueológica francesa inició una excavación en esa parte del Peloponeso. Durante un tiempo fueron saliendo a la luz los restos de una ciudad, que se trasladaban a París. Pero cuando las autoridades griegas se percataron del expolio francés, les denegaron el permiso parándo la excavación.

Posteriormente, entre 1875 y 1881 se reanudaron las excavaciones por parte de arqueólogos alemanes. En aquel momento fue cuando se percataron de que los restos pertenecían a la antigua Olimpia, mencionada por Pausanias en sus obras. Sus descripciones se ajustaban perfectamente a los edificios encontrados.

Como es el recinto

Con respecto al recinto, éste forma un cuadrado de unos 200 metros. Esta compuesto por varios templos dedicados a las diosas Hera y Cibeles (siglo VII a.C.) y a Zeus (siglo V a.C.). Inicialmente el lugar estaba destinado al culto de la diosa Hera, y el Heraion uno de sus primeros lugares de culto.

Posteriormente se edificó el templo de Zeus. Éste paso a ser entonces el edificio más emblemático y representativo de los juegos.

Según nos describe Pausanias, en el interior del templo de Zeus colocaron una grandiosa estatua del dios, de 12 metros de alto. Ésta había sido esculpida por el famoso artista ateniense Fídias. La celebre escultura se ha considerado como una de las siete maravillas de la antigüedad. Aunque no tenemos restos de ella, Pausanias la describió detalladamente en sus escritos. Nos dice que la escultura, al igual que el trono en el que aparecía sentado Zeus, estaba tallada en madera de ébano. Además indica que había sido revestida de oro, piedras preciosas y marfil.

Otras edificaciones

Aparte del Heraion y del templo de Zeus, estaba el estadio olímpico. La zona la constituía un rectángulo de casi 193 metros de largo, franqueado, en los laterales, por dos gradas para los espectadores. La tribuna de los jueces y el altar a Zeus constituían el resto de las construcciones. Era en ese recinto, donde tenían lugar las carreras, la lucha y el pentathlón.

Además, junto al estadio estaban el Hipódromo (para las carreras de carros y caballos), y la Palestra y el gimnasio, (zonas de entrenamiento de los atletas). TambiéHabía una zona para alojamiento de los numerosos visitantes que acudían a presenciar las competiciones ( el Leonidaion)

Junto a todas estas edificaciones se han encontrado varias zonas con pequeños altares, o edificios menores como el Buleuterion, donde los atletas prestaban juramento. El taller de Fidias y el Theicoleon o vivienda de los sacerdotes.

Cuando cayo en el olvido

La importancia de la zona fue enorme como centro de culto y lugar de celebración de los juegos, hasta que el emperador Teodosio los prohibió en el 394 de nuestra era.

Tras la división del imperio romano a la muerte de Teodosio la ciudad fue decayendo en importancia. Saqueada por los bárbaros, tras los terremotos acaecidos en el 522 y 551 fue relegada al olvido hasta que la expedición francesa inició su excavación.

.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *