Los grandes vencedores olímpicos de la antigua Grecia

Share Button

La fecha de 776 a.C. está establecida como el inicio de los Juegos Olímpicos griegos. En ese año el ganador del “stadion” fue el panadero Corebo de Élide, tal como tenemos reflejado en las tablas sagradas de Olimpia.

Ese es el primer registro anotado en esas tablas. A partir de entonces los sacerdotes fueron incluyendo todos los nombres de los atletas ganadores, estableciendo una cronología. En ella se menciona el nombre de los atletas, el de sus padres y la ciudad de procedencia.

Los vencedores eran galardonados con una corona de laurel, adquiriendo una gran prestigio y posición social. Además eran los encargados de encender la antorcha olímpica en la siguiente celebración. Según el momento, se les recompensaba con vestidos y armas, vasos de bronce, esclavos, caballos. Recibían una pensión alimenticia de por vida y quedaban exentos de todo servicio civil.

Además de la información reflejada en esas tablas sagradas, varios eruditos de la época relataron hechos y efemérides de esos ganadores Olímpicos.

En el 720 a.C..Acanto el Lacedemonio, o Orsipo el Megarense (según la fuente) consiguió dos victorias en las carreras pedestres, participando la diaulo y el dólico.

Encontramos anotaciones sobre Astylos de Crotona (sur de Italia), que obtuvo seis victorias en tres Olimpiadas (488-480 a.C.). Según nos relatan los documentos, la primera carrera la corrió como natural de Crotón y las dos siguientes como ciudadano de Siracusa. Ese hecho enfado a sus compatriotas de Crotón, que le habían honrado y erigido una estatua. En venganza a su traición derribaron la estatua y transformaron su vivienda en una prisión.

Otro corredor muy famoso fue Leónidas de Rodas. Ganó doce títulos en los cuatro juegos en los que participó (164-152 a.C.), corrió en tres carreras diferentes (stadion, diaulos y hoplitodromos). Se cuenta que corría a una velocidad increíble. Se le considera como el atleta más grande de la antigüedad, llegando a conseguir el honor de ser “triastés” en más de una de ocasión.

Llegados a este punto creo conveniente aclarar algunos conceptos, poco conocidos por los que no son expertos en historia.

He mencionado varios tipos de carreras: stadion, diaulo, dólico y hoplitodromos, así como el concepto de “triastés”

El stadion era un sprint de unos 200 metros.

El diaulo consistía en correr dos veces el hemiciclo, mientras que en el dólico el trayecto era de 7, 12 o 24 veces esa distancia. Tengamos en cuenta que el recorrido no era siempre el mismo, ya que cada ciudad tenia el estadio con diferentes distancias.

El hoplitodromos, que corrió Leónidas, consistía en una carrera de 400 metros en el que se iba cargado con todo el equipo militar del momento. El peso total era de 22,68 kg y consistía en el casco, pectoral, armadura y escudo (de madera o bronce).

En cuanto al concepto de “triastés” era el honor dado a los atletas que ganaban tres pruebas en el mismo certamen. En total se contabilizaron solo siete triastés a lo largo de todos los juegos olímpicos. Y, como he dicho antes, sólo Leonidas de Rodas lo consiguió en dos ocasiones.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *