Lesiones más comunes del corredor

Share Button

Todas las lesiones de un corredor derivan básicamente de tres causas:

  • Entrenamiento incorrecto, con estiramientos inapropiados y poco descanso.
  • Problemas biomecánicos, como exceso de pronación/supinación, o una diferencia de longitud entre las dos piernas, a veces inapreciable.
  • Factores del entorno, como el clima, el terreno o un calzado inadecuado.

Aparte de esto, las lesiones pueden ser agudas y temporales (torcedura de un tobillo, dolores musculares…) o crónicas. Las crónicas que son las que se desarrollan progresivamente a partir de repetidos traumatismos (lesiones en las rodillas o fisuras en la tibia o el peroné…).

En el primer caso, lo más seguro es que baste con dos o tres día de inactividad. El descanso y la aplicación de hielo en la parte afectada, pueden solucionar el problema. Pero las lesiones crónicas deben ser tratadas de manera específica por los médicos.

Analicemos algunas de las lesiones más frecuentes:

Las rodillas.-

Gran parte de las lesiones del corredor recaen en las rodillas. La denominada rodilla del corredor” o “condropatía rotuliana” no es de las más graves. Sin embargo causa dolores y molestias, con un malestar agudo en la parte lateral externa. En algunos casos puede originar una enfermedad más peligrosa, llamada “bursitis”. Este tipo de lesión puede deberse a un sinfín de factores—pronación, zancada demasiado larga, demasiado entrenamiento, zapatillas en mal estado, correr por pendientes o de forma inadecuada—

Fisuras de tibia y peroné.-

Es como una herida en el hueso sin llegar a fracturarse. Presenta un dolor en la parte interior e inferior de la pierna. Son recomendables los estiramientos en los músculos flexores de la pierna y de la pantorrilla y el reposo. Pero, sobre todo, hay que reducir la intensidad del entrenamiento ya que podría llegar a producirse una fractura.

Fracturas por sobrecarga.-

Consisten en la rotura de un hueso cuando éste no puede soportar el exceso de presión que se ejerce sobre él. Por lo general se produce en algún hueso del pie, en la tibia, el peroné o el fémur. Suele empezar con un malestar débil que, al ignorarlo, deriva en un dolor agudo e insoportable. Este tipo de fracturas son debidas a varias causas. Puede ser por exceso de entrenamiento. Por realizar el ejercicio con zapatillas que no absorben el impacto en el suelo. Por una manera inadecuada en la distribución del peso al correr o por falta de calcio en la dieta.

Tendinitis en el tendón de Aquiles.-

El tendón de Aquiles va desde la pantorrilla al talón del pie. Cuando ese tendón se inflama, se produce un dolor en la parte inferior del pie. La mayoría de las veces esta causado por un aumento excesivo del tiempo de carrera, o por la subida reiterada de pendientes. También puede ser debido al agarrotamiento y debilidad de los músculos de las pantorrillas. En estos casos es muy recomendable utilizar zapatillas con refuerzos en el talón y soportes especiales en el arco plantar.

Fascitis plantar y espolones en el talón.-

La fascitis plantar es una inflamación del tejido fibroso que hay en el arco plantar. A menudo va asociada a la presencia de un espolón óseo en la parte inferior del hueso del talón. Se puede producir por una tirantez en los músculos posteriores de la pierna o por llevar un calzado demasiado pequeño o desgastado en el talón. Los elevadores o las almohadillas pueden disminuir el peso en la parte delantera del talón y reducir la tensión.

Estas son algunas de las muchas lesiones que pueden presentarse al hacer running, pero no las únicas. En otro momento profundizare más en ellas.

El running es un deporte que aporta grandes beneficios y actualmente tiene muchos seguidores no profesionales. Hay que pensar que si no se hace bien y con una cuidada técnica puede provocar lesiones que no hay que menospreciar. Lo mejor, para todo aquel que quiera adentrarse en este fantástico mundo, es buscar la supervisión de un especialista deportivo que planifique bien el proceso.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *