Lesiones del corredor. La periostitis tibial

Share Button

Primeramente indicar que en el artículo anterior comente el llamado síndrome del dolor patelofemoral, que afecta a la rodilla y a la rotula. Hablaremos ahora de otra lesión.

La periostitis tibial

Para empezar, comentar que la mayoría de los corredores de fondo y de largas distancias han experimentado ese tipo de dolencia. Aparece como un dolor punzante es las espinillas.

En realidad ésta lesión consiste en la inflamación del periostio que recubre la tibia. Como aclaración indicaré que, el periostio, es una membrana de tejido conjuntivo, encargada de adherirse a los huesos para nutrirlos y protegerlos.

Causas de su aparición

En realidad hay varias posibles causas. Puede deberse a un calzado con poca amortización del golpe, muy gastado o el correr por superficies duras. También puede estar motivado por cambios en el método de entrenamiento, mayor tiempo de carrera, o por tener los pies pronadores (inclinación hacia adentro)…

Por lo general, si el dolor no es muy fuerte, no suele tener consecuencias mayores, con descanso y hielo se soluciona. Pero si es recurrente, puede provocar fisuras en el hueso de la tibia, que podría llegar a fracturarse.

Prevención y tratamiento

De hecho la prevención es la mejor manera atajar el problema, ya que en casos de fuerte intensidad del dolor, la curación puede llegar a durar de 2 a 3 semanas.

Realmente, es aconsejable realizar un estudio de los movimientos del atleta al correr. Con el se puede valorar si existe pronación y es necesaria la utilización de plantillas. En realidad son los corredores del tipo pronador los que suelen tener mayoritariamente ese tipo de problema.

Por otro lado no estaría de más efectuar el entrenamiento de forma progresiva, y buscar unas zapatillas adecuadas, con una buena amortiguación.

Además, hay corredores que utilizan tiras de esparadrapo, bien ajustado, por debajo de la rodilla y tobillo. Aunque algunos prefieren o corren con medias de compresión ayuda a proteger los puntos de presión de las piernas. Si a estos añadimos periodos alternantes de marcha y carrera en los entrenamientos, los músculos se fortalecen y se minimiza la aparición del dolor. Os dejo un enlace conun ejemplo de este tipo de medias de compresión. Son muy útiles (Media de compresión para pantorrilla y espinilla)

No obstante, algo muy útil y fácil de realizar. Es la aplicación de hielo en la zona afectada haciendo reposo y dando masajes con cremas antiinflamatorias.

Conclusión final

En resumen, el dolor en las espinillas suele tratarse con descanso, hielo y masajes. Pero hay que prevenir las lesiones utilizando zapatillas adecuadas y controlar la intensidad de la carreras.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *