La Jungle Marathon de Brasil

Share Button

El mundo del atletismo es diverso y plural. En ocasiones la afición por el running va más allá de la propia satisfacción de sentirse libre y físicamente en forma. Estoy hablando de lo que representa el subidón de adrenalina que se experimenta al formar parte de una carrera en situaciones extremas.

Solo unos pocos, bien entrenados y con una mentalidad muy lúcida, pueden llegar a realizar carreras tan duras como las denominadas “Jungle Marathon”. Por todo el planeta se realizan muchas maratones que podríamos clasificar como “la más dura del mundo”.

Aunque cada una de ellas se autoproclama con esta expresión, lo cierto es que todas ellas son merecedoras de este calificativo. Cada una, en su propio entorno, presenta una dificultad particular que la hace merecedora de ese titulo.

La Jungle Marathon Brasil, transcurre por el parque nacional del “Manu”, declarado reserva de la biosfera y patrimonio de la humanidad. Está situado en Perú, en la parte oriental de la cordillera de los Andes. La zona abarca una amplia extensión de selva Amazónica hasta el río Madre de Dios, que conecta con el país vecino Brasil.

Allí, en Brasil, tiene el inicio la competición. La carrera se celebra a principios de octubre sin una ruta marcada, y cada competidor traza la suya propia. Los participantes deben pasar por los puntos de control disponiendo de 6 días para completar el trayecto.

Actualmente, se han establecido tres categorías distintas de 254 Km, 127 Km y 42 km aproximadamente. Todas ellas tienen etapas programadas y puntos de control situados a una distancia de entre 5 y 10 Km.

Su recorrido por la selva amazónica es todo un reto para los participantes. El ambiente es sofocante, la humedad del 99 % y 40 º de temperatura. Además de cruzar ríos, llenos de pirañas y caimanes, gran parte del terreno es fangoso y la lluvia prácticamente constante.

Participar en esa carrera no resulta barato. La inscripción ronda los 3.000€ por participante, y además proporcionarse su propio avituallamiento. Debe proveerse de comida, de agua (mínimo 2,5 litros), una brújula, una hamaca, una mosquitera y un botiquín de primeros auxilios.

Aunque puede inscribirse cualquier persona mayor de 18 años, sea profesional no, el cupo de corredores está limitado a 75 participantes. De estos apenas consiguen finalizar la carrera unos 30.

Dada la dureza de la competición, los organizadores tienen programado, los seis días previos a la carrera, un curso intensivo de supervivencia. El cursillo esta efectuado por entrenadores especializados en las geografía y fauna de la zona.

La primera de estas competiciones tuvo lugar en Inglaterra, en el 2003, debido al gran interés por la aventura en parajes naturales salvajes. A día de hoy se celebran en aquellas zonas del planeta que presentan mayores desafíos a los competidores.

La Jungle Marathon Brasil, o la selva de Vietnam, en la Reserva Natural de Pu Luonq a 140 Km al sudeste de Hanoi, son un claro ejemplo de ellas.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *