La 6633 Arctic Ultra en Canadá

Share Button

En la actualidad hay muchas carreras programadas por zonas desérticas. Ello no implica que sean desiertos de arena. Hay inmensas zonas desérticas heladas en los círculos polares. Que en realidad son zonas de naturaleza extrema.

En el circulo polar Ártico tiene lugar la llamada 6633 Arctic Ultra. EL nombre le viene dado de las coordenadas del paralelo que lo cruza, latitud 66º 33′ 46 ”​ Norte. En el 2019 tendrá lugar su undécima edición y se celebrara aproximadamente durante el mes de marzo.

La zona presenta una naturaleza espectacular, es prácticamente virgen. La competición tiene su inicio la región de Aagle Plains, en pleno Yucón Canadiense. Situandose la salida a una hora en coche del Circulo Polar Ártico.

La meta final se sitúa en Tuktoyaktuk, conocida mayormente como Tuk. La población de Tuktoyaktuk se encuentra en la parte más alta de Canadá. Está constituida por una comunicad Inuit, y es la última aldea habitada al borde de la gran área helada del Circulo Polar Ártico.

La 6633 Arctic Ultra recorre las heladas tierras del Polo Norte, cruzando la línea del Circulo Polar Ártico. Las temperaturas rondan los 50º bajo cero. Por todo ello es, seguramente, la carrera más fría y con más vientos del planeta.

En estas últimas ediciones los organizadores han dividido la carrera en dos trayectos consecutivos. Hay programado un recorrido de 193 km, para los que no se atrevan con los más de 600 km del recorrido total.

Aquellos inscritos en la carrera de 193 km. terminan en Fort McPherson. El resto de los participantes continúan hasta Tuktoyaktuk, haciendo aproximadamente un total de 600 km. El tiempo para finalizar la competición es limitado. Los que se inscriban en el trayecto corto (194 km) tienen tres días para completar el recorrido. Los corredores que quieren llegar asta Tuktoyaktuk, disponen de 8 días.

Todos los participantes van a pie, pero llevan un trineo con todo el avituallamiento necesario. En él deben introducir comida, bebida, ropa, botiquín, sacos de dormir, luces y un faro indicativo en la parte trasera del trineo. En los puestos de control sólo se les proporciona agua caliente y un lugar donde dormir.

Esta es una de las carreras más duras y un desafío para cualquier amante de las ultra-maratones. En cada edición el porcentaje de abandono suele rayar el 70 %. El trayecto es agotador y sin una buena planificación y un buen equipo de apoyo no es posible llegar al final del recorrido. El riesgo de sufrir hipotermia y congelación esta muy presente en cada una de sus mentes. A pesar de ello, lo maravilloso del entorno y la satisfacción de haber logrado su propósito empujan, año tras año, a los atletas más experimentados. Quieren medir sus propias fuerzas en ese inmenso camino helado.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *