Invierno o verano ¿Qué me pongo para correr?

Share Button

Todo aquel que corre, tiene que llevar una vestimenta con la que se sienta cómodo.

Una cuestión muy importante consiste en no sentirnos agobiados por el sudor. Es necesario que la ropa pueda absorber de forma adecuada la humedad. Si ésta se pega sobre la piel, podría provocar enfriamientos y catarros o incluso una hipotermia. Además, si no elegimos bien nuestro atuendo, pueden aparecer rozaduras e irritaciones bastante dolorosas.

Como dato curioso debemos saber que, algunos corredores, se aplican vaselina en aquellas partes más delicados de la piel, para evitar ese molesto inconveniente.

Sin embargo, todos estos problemas e inconvenientes pueden eliminarse si elegimos adecuadamente nuestro vestuario. Básicamente se necesita ropa que transpire y que expulse la humedad del cuerpo.

Veamos:

Aparte de las zapatillas, los calcetines son también importantes. Hay modelos que llevan un relleno suplementario en la zona de los dedos, suelen ser muy cómodos. Aunque no es necesariamente imprescindible esa cuestión, lo indispensable es que sean de algodón para retener bien la humedad. Que sean finos y muy suaves.

Los típicos pantalones de ciclista de nylon, son ideales para correr. Expulsan muy bien la humedad y, acompañados de una camiseta suave y cómoda, serian el complemento ideal. Pero no sea demasiado rígida, para evitar rozaduras en los sobacos. En verano se puede optar por algunas sin mangas, de nylon, lo más frescas y reducidas posible.

En invierno lo más práctico sería utilizar chándales de tejidos sintéticos de lycra o polipropilenos. Marcas como Thermax o Gore-Tex han revolucionado la ropa deportiva en cuanto a estas prendas, aunque no son nada baratos.

Thermax utiliza en sus prendas un tejido con una fibra hueca de poliéster, con una sección transversal arriñonada. Eso hace que se reduzca el peso de la fibra en un 20 % previniendo la perdida de calor.

En cuanto a los confeccionados por Gore-Tex son muy impermeables. Mantienen el cuerpo seco, además de impedir que el viento atraviese las fibras. Dan una sensación agradable de  confort.

Como complemento, dependiendo de que sea verano o invierno, podemos utilizar viseras, gorros (preferiblemente de lana o los del tipo de esquí) y pasamontañas. Guantes y  manoplas, o incluso algún tipo de máscara, son muy convenientes si estamos acostumbrados a correr en zonas de temperaturas bajas o muy bajas.

A veces se corre en horas de poca luz y por zonas de tráfico rodado. Entonces son muy adecuados todos aquellos accesorios y complementos de carácter reflectante que aumenten nuestra visibilidad. Hay muchas posibilidades en este aspecto, desde ligeros chalecos de nylon, muñequeras, cordones de neón en los zapatos, a bandas adhesivas de material reflectante sobre la ropa. Dependerá mucho de por dónde se corra y en qué franja horaria.

Actualmente aquellos corredores, ya sean profesionales o no, se acompañan de relojes digitales con función de cronómetro para medir tiempos entre distancias. Lo conveniente es que tenga la correa ajustable y resistente al agua (por el sudor que podría dañarlo).

Bien, básicamente este sería un resumen de lo indispensable y mínimo necesario para todo aquel que quiera adentrarse dentro de ese fantástico mundo del running.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *