Importancia del agua para el deportista

Share Button

El agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Generalmente nos referimos a ella cuando se encuentra líquida, pero también se presenta en estado sólido (hielo) y gaseoso (vapor). Es un elemento indispensable para la vida de todo ser viviente en la tierra.

Pensemos que el organismo humano esta compuesto por un 60/70% de agua, y que sin ella no podríamos vivir. Además, históricamente está demostrado que las primeras civilizaciones surgieron en zonas donde el agua era abundante. Fue ella, la que permitió el nacimiento de la agricultura en lugares donde había abundancia de ese elemento.

El cuerpo humano obtiene el agua, no solo bebiéndola, sino también de los alimentos que injiere. Todos ellos la contienen, en mayor o menor medida, siendo las frutas y verduras las que poseen mayor porcentaje (85%). Además, el agua es el principal componente la sangre. Recordemos que es ésta la que transporta el oxígeno a las células del organismo, las cuales, a su vez, lo transforman en energía.

Es un elemento tan importante para nosotros, que los médicos aconsejan tomar unos 2 litros diarios de líquidos, para que el organismo funcione a la perfección.

Dicho esto, entenderemos que beber agua es importantísimo para todo aquel que efectúa un ejercicio físico. En cualquier sesión de entrenamiento, se aumenta la temperatura del cuerpo y, en consecuencia, la sudoración y la perdida de agua corporal.

A mayor intensidad del ejercicio, mayor será la perdida, pudiéndose generar una deshidratación o incluso un golpe de calor. Por eso es importante reponer esa disminución lo antes posible, para que el cuerpo no lo acuse y baje el rendimiento deportivo.

Para un deportista es crucial beber agua antes, durante y después de la práctica deportiva. Pensemos que el ejercicio nos hace perder peso a razón de 1 litro por kilo, y por lo tanto hay que compensar esa pérdida de agua bebiendo.

La cantidad de líquido a injerir dependerá de la edad, del sexo, la temperatura y humedad del ambiente, y del tipo de ropa que se utilice. Se recomienda beber antes de empezar la carrera, y el equivalente a un vaso o dos de agua cada 15 o 20 minutos de ejercicio. También es conveniente, al finalizar el entrenamiento, tomar al menos medio litro, para compensar la deshidratación.

En este momento nos preguntaremos: hay que tomar líquidos, pero ¿agua natural o bebidas isotónicas?.

Hay mucha controversia al respecto. Por regla general se recomienda beber agua, sin más, en entrenamientos cortos. Pero si la carrera dura más de una hora, las bebidas isotónicas son muy recomendables. Aportan hidratos de carbono y minerales, compensado el nivel de glucosa.

En otro momento hablare sobre ese tipo de bebidas y sus beneficios. Por ahora pensemos que el agua, es la mejor bebida que se puede tomar.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *