¿Hacían running nuestros ancestros?

Share Button

El mero hecho de correr forma parte de nuestra propia anatomía. Si lo analizamos fríamente nos daremos cuenta de que tenemos la capacidad de correr desde que nacemos y damos nuestros primeros pasos.

El hombre como ser humano propiamente dicho, apareció cuando se decidió a bajar de los árboles. Mientras sus primos hermanos se resguardaban en la seguridad de los árboles de las selvas, nuestros ancestros se atrevieron a bajar de su hábitat para recorrer las llanuras de la madre tierra.  Pero ello comportaba un grave riesgo, podían ser considerados como alimento de otras especies.

Esto les obligó a aprender a correr ya sea para no ser cazados, o para ser ellos los propios cazadores. En constante perfeccionamiento aprovecharon esa cualidad para evolucionar físicamente. Su anatomía se fue modificando lentamente hasta llegar a lo que somos nosotros actualmente. Sinceramente creo que la historia del hombre primitivo se forjó gracias a esa capacidad de correr. Si miramos atentamente las pinturas rupestres, nos daremos cuenta que la posibilidad de andar, y marchar erguidos fue una cualidad esencial. Representaba la supremacía sobre las demás especies. Por lo tanto, podemos decir que la acción de correr es algo esencial e innato en nosotros.

Observando la evolución de la estructura anatómica del cuerpo humano, vemos claramente que se ha ido moldeando y diseñando para correr. Para los hombre prehistóricos estar en plena forma física era una necesidad esencial en su día a día. Ya sea para cazar o para guerrear, representaba una habilidad imprescindible. Con el tiempo, esa necesidad de correr evolucionó hacía aspectos más festivos y lúdicos, apareciendo los juegos y las competiciones. En un principio constituyeron un adiestramiento para un fin concreto, como la caza o la lucha. Lentamente ese adiestramiento tomo un carácter festivo, dando lugar al nacimiento de actividades de todo tipo, en los que la carrera, en sus diferentes variantes, estaba presente continuamente.

Las sociedades de pueblos primitivos cuya cultura a subsistido hasta hoy, como los Bosquimanos, los Inuits, los Guaranis, los Korowai de la Polineasia  y un largo etcétera, son un ejemplo vivo de que el correr ha sido y será una de las principales características del ser humano.

Desde entonces la “carrera”, como tal, ha evolucionado mucho. Ya no es una actividad básica de supervivencia, sino que se ha convertido en una práctica festiva y de entretenimiento tendente a mejorar nuestro estado físico y mental. Ya sea practicando running, footing, jooging, lo que realmente buscamos es sentirnos bien con nosotros mismos. Ese espíritu de superación hace que nos sintamos orgullosos de nuestros propios logros.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *