Hacer running con tu perro.

Share Button

Todos aquellos que salen a correr periódicamente saben que hacerlo en solitario es monótono y aburrido. La compañía de otros corredores, amigos o no, hacen el entrenamiento más agradable y menos pesado. Pero no siempre podemos disponer de acompañantes disponibles cuando se sale a correr. Una buena alternativa es salir a correr con tu mascota, con tu perro.

Los perros, por naturaleza son buenos corredores y les encanta correr. No le perjudica, más bien al contrario, y contribuye a que sus articulaciones estén en perfecta forma. Pero hay que tener en cuenta varias cuestiones importantes.

En primer lugar, la carrera no debe sustituir nunca a las tradicionales salidas de paseo. Cuando corres con tu perro, éste disfruta de la carrera, pero también necesita los momentos de relax de sus paseos diarios.

Además no todas las razas están preparadas para correr 10 o 15 km., las hay que necesitan más tiempo para adaptarse y realizar trayectos más cortos. Los bulldog, los perros de talla pequeña y patas cortas, o los yorkshire, pueden presentar problemas respiratorios si se les fuerza demasiado. En cambio, los de talla mediana-grande como los labradores, pastores alemanes, setter, y otros similares resisten sin problemas el trayecto sin inmutarse.

Si te decides por correr con tu perro, hay que acostumbrarlo a marchar a tu lado, con periodos de aprendizaje previos. Se debe utilizar una correa especial, distinta de la del paseo, que no oprima al can y con una longitud máxima de dos metros. El arnés no debe limitar sus movimientos, y hay que fijarlo a nuestro cuerpo por un cinturón ancho y acolchado para no hacernos daño.

No es conveniente correr al sol con ellos, ya que no traspiran como nosotros. Cuando sienten calor, su sistema de refrigeración corporal es el jadeo, y si evitamos el sol, eliminaremos el riesgo de producirle un golpe de calor.

Es conveniente llevar agua también para el, y elegir bien la superficie por donde vamos a correr. Las zonas asfaltadas o de tierra muy dura pueden dañar sus patas y provocarle lesiones en las almohadillas. Lo ideal es correr con ellos por terrenos de tierra blanda y con hierbas, o por arena de la playa.

Otra cosa importante a tener en cuenta es no darle de comer antes del entrenamiento. Se debe esperar a que transcurra al menos con una hora, tanto antes como después de la carrera.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *