Entrenamiento mental del atleta

Share Button

Los deportistas dedican gran parte de su entrenamiento a mejorar su condición física. Sin embargo hay un tipo de preparación, de la que apenas se habla, que es importantísima. Me estoy refiriendo al control de la mente que debe de efectuar un atleta. Este aspecto es tan importante que puede condicionar mucho el rendimiento del deportista. Ahí puede estar la clave, entre el “ganar” o “perder”.

Parece que es fácil controlar los pensamientos mientras se corre, pero no es así. Cuando todo va bien es fantástico, pero cualquier contratiempo puede hacer que el miedo se apodere de uno. Hay que saber controlar eso, y es complicado. Se necesita estar mentalmente preparado para cualquier contratiempo y contrarrestar las situaciones difíciles.

La motivación, el control emocional y la concentración aumentan la confianza en la capacidad de resistencia del atleta. Los miedos pueden ser muchos y variados y hay que controlarlos. La posibilidad de fallar, lesionarse, quedar en mal lugar, desconfiar de las propias posibilidades… cualquier cosa puede causar ese funesto desasosiego. Hay que comprender y analizar porque desconfiamos de nosotros y buscar la manera de eliminar esas perturbaciones.

Algunas prácticas son esenciales para conseguir el objetivo final. Una de ellas, y fundamental, en conseguir una sincronización perfecta entre el cuerpo y la mente. Escuchar el movimiento del cuerpo, la cadencia de los pasos, la sincronización con los brazos, la respiración…Tener la mente concentrada en oírnos a nosotros mismos. Si esa “auto-conversación” del cuerpo, en movimiento con la mente, desaparece se pierde la confianza en lo que se está haciendo.

El apoyo de la familia, amigos y del entrenador es otro factor a destacar. Cuando se nos dice “sigue así, tu puedes”, inconscientemente pensamos en que eso es cierto, y luchamos por conseguirlo. Nos concentramos en que podemos, porque nos lo dicen y en consecuencia nos lo creemos, nos auto-motivamos.

Este aspecto de la automotivación se ve muy clara cuando se ha tenido una lesión que ha mermado la capacidad del atleta. Si en ese momento, uno no se conciencia de que puede superarlo, nunca lo llegara a conseguir. Hay que minimizar mentalmente la gravedad de la lesión, aunque no sea del todo exacto, y creérselo. ¿Cuántos atletas hemos visto que después de una lesión grave, vuelven a la carga con mayor intensidad? Muchos. Y eso es debido a la confianza en ellos mismos para lograrlo.

Otro aspecto importante sería la búsqueda de soluciones a los problemas o errores que puedan surgir. Todo el mundo falla en algún momento, pero eso no debe impedir analizar el motivo y encontrar la solución.

Para resumir, podemos decir que el control mental del atleta se debe de basar en la sincronización del cuerpo-mente, la automotivación y concentración junto con el control emocional de los posibles fallos y errores.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *