Entrenamiento en hipoxia

Share Button

Entrenar con un nivel bajo de oxígeno es lo que se conoce como “entrenamiento en hipoxia”. Este es un método utilizado por atletas de alta competición. Especialmente por los alpinistas y submarinistas.

Pero nos preguntaremos, ¿qué es realmente eso de hipoxia y cómo se aplica?

El concepto se refiere al proceso de disminución de aporte de oxígeno a las células. Eso hace que el organismo estimule la generación de glóbulos rojos. Como éstos intentan llevar el máximo de oxígeno a las células, aumenta la capacidad pulmonar y el rendimiento aeróbico del atleta.

Si nos damos cuenta, todos estamos habituados a una presión atmosférica relacionada con el lugar donde vivimos. Nuestro cuerpo se adapta a esa presión. Cuando ascendemos en altitud, notamos que nos cansamos más. Nos falta oxígeno debido a que no estamos acostumbrados a esa altitud. Es lo que se conoce como el “mal de altura”. El fenomeno se da en atletas que se entrenan en altitudes muy elevadas.

Cuando se produce ese problema, el atleta presenta inicialmente un estado de euforia. A medida que va ganado altitud, empieza a sentir entumecimiento en los músculos y cansancio. Finalmente puede llegar a desmayarse. Cuanto mayor sea la altitud, más fácil es que se produzcan esos síntomas.

El entrenamiento en hipoxia consiste en forzar al organismo para que se acostumbre a un oxígeno pobre. Es un proceso lento y se puede realizar de dos maneras. O entrenando en altitudes elevadas, durante bastante tiempo. O hacerlo en instalaciones deportivas especializadas que simulen esa altitud.

El entrenar en zonas de mucha altitud conlleva desplazamiento y un largo periodo de estancia. Pero si se realiza en instalaciones deportivas, no conlleva esa casuística.

Entonces, el  método más empleado es el denominado “intermitente”. En este caso, el atleta utiliza una mascarilla. Mientras hace ejercicio inhala aire pobre en oxígeno. La intensidad del aire inhalado se va alternando, pasando de normal a más pobre. Con ello se simula que está a una altitud mayor.

Por supuesto, todo este proceso debe estar planificado, controlado y personalizado por especialistas. Pensemos que cada atleta tiene su propia capacidad orgánica para soportar un oxígeno deficiente. En consecuencia responderá de manera diferente. La supervisión personalizada es imprescindible en este tipo de entrenamientos.

Este tipo de entrenamiento es efectivo para conseguir un aumento del rendimiento aeróbico del atleta. En él, la respiración controla la cantidad de oxígeno que se necesita enviar a los músculos en función del ejercicio que se realiza. En realidad es un técnica que trabaja mucho la resistencia y la capacidad pulmonar.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *