El atletismo como profesión. Antecedentes

Share Button

Hoy en día hay una gran afición por el running, o lo que es lo mismo, por correr. Para aquellos que tan solo son aficionados, los motivos son muchos, y cada cual corre según sus preferencias, ya sea porque se quiera pasar un tiempo agradable haciendo ejercicio, para mantener el cuerpo en perfectas condiciones, o incluso por prescripción medica, pero lo cierto es que es una buena forma y barata de hacer deporte. Sin embargo, no todos corren por afición o como hobby, hay quien ha hecho de esa práctica un oficio, un trabajo: son los atletas profesionales.

Puede que tendamos a pensar que eso de ser un atleta profesional es relativamente reciente, pero no es así. En la antigüedad, el correr ya se consideraba como una manera de ganarse la vida, es decir, que ya existían corredores profesionales.

Todos tenemos en mente los antiguos juegos Olímpicos, y sus grandes atletas griegos. Los historiadores de  la época nos han dejado relatos y crónicas diversas de muchas de esas grandes figuras que participaron y ganaron en esos eventos deportivos. Ya entonces se celebraban competiciones entre las antiguas ciudades, y aunque estuvieran en guerra algunas de ellas, se consideraban tan importantes y sagradas, que se establecía una tregua o “paz olímpica” (Ekecheiri) entre los contendientes, tregua que finalizaba al terminar los juegos.

Los juegos Olímpicos, Istmicos, Píticos y Nemeos, conocidos como juegos Panhelénicos,  son un ejemplo de lo aficionados que eran los griegos a celebrar competiciones deportivas para honrar a los dioses y conmemorar acontecimientos. Veamos un pequeño resumen de ellos.

Los juegos Olímpicos se celebraban en honor del dios Zeus, y en sus inicios solo se  efectuaban carreras, con diferentes distancias denominadas “estadia” (85 mts.), “diaulos” (365 mts.) y “dolichos” (2 Km.). Posteriormente se incorporaron  el “pentatlón” y la “lucha”, así como las carreras de carros. Al vencedor (sólo había uno) se le premiaba con una corona de olivo, adquiriendo un gran prestigio dentro de la sociedad.

Los juegos Istmicos, se celebraron en Corinto y posteriormente en Argos, en honor de Poseidón y Melicertes. Constaba de distintas modalidades como carrera, lucha, pancracio (mezcla de boxeo y lucha), pentatlón y carreras de caballos y, a diferencia de los juegos Olimpicos, participaban también mujeres. A los vencedores se les coronaba con una corona de pino o de apio.

Los juegos Píticos se realizaban en el santuario de Delfos, eran fúnebres y se celebraban en honor de Apolo. Hay varias leyendas relacionadas con su origen, entre ellas esta el mito de Apolo y Dafne, o la que cuenta que en ese lugar, Apolo mato a su hermano Pitón enterrándolo en un santuario que recibió el nombre del fallecido, Pito. Aquí a los vencedores se les premiaba con una corona de laurel.

Los juegos Nemeos, se disputaban en la Argólida, en Nemea, en honor de Zeus Nemeo   y también eran de carácter fúnebre. Mitológicamente su origen esta  relacionado con el primer trabajo de Heracles  (Matar al león de Nemea y despojarlo de su piel), aunque también se los relaciona con el mito de la muerte del pequeño Ofeltes (Arquemodo). Según la crónica de Taros, estos juegos fueron creados  en el 1251 a.C. y a los vencedores se les coronaba con una corona de apio.

Como podemos ver los griegos fueron los grandes precursores del atletismo profesional y los juegos Panhelénicos mencionados una buena muestra de ello.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *