Share Button

¿Qué fue primero el ejercicio físico o el deporte?

Si tenemos en cuenta que el hombre, como cualquier ser vivo, se mueve y desplaza, entenderemos que el ejercicio físico es inherente en su propia naturaleza. Pero, nos preguntaremos.

¿Cuándo pasa a ser considerada como “deporte” esa actividad física?.

En realidad, es muy sencillo. Cuando el ser humano efectúa ese ejercicio físico por mero placer, diversión, o para adquirir destreza con un objetivo específico. Ese entrenamiento lo puede realizar de varias maneras. Como ritual religioso, en danzas colectivas y bailes, en las competiciones, las carreras, los juegos. Podemos llamarlo de diferentes maneras, pero todo viene a ser prácticamente lo mismo.

En todas las sociedades primitivas se ha practicado ejercicio físico. Siempre relacionado con el concepto de “supervivencia”, cazar, correr, nadar, lanzar objetos con un fin determinado. Ese es el inicio de ese concepto de deporte. Desde un principio, el ser humano necesitaba demostrar que era el mejor en aquello que realizaba para sobrevivir. Así nació esa percepción tan extendida del “deporte” en el sentido estricto de la palabra. No como una mera necesidad biológica.

Hay dos teorías sobre el concepto de la “aparición del deporte”. Una afirma que éste emerge de un pensamiento cultural y religioso, en un intento de emular y agradar a los “dioses” y  “espíritus”. Otra establece que es la unión del instinto natural, con el concepto lúdico del juego y diversión, añadido al instinto de lucha y competición de hombre. Lo cierto es que, sea como sea,  son actividades que se van adaptando paulatinamente dentro de la propia sociedad en que se realizan. Es muy difícil separar ambas hipótesis.

Como se entenderá, no tenemos datos escritos ni restos arqueológicos relativos a esa primera aparición del concepto de deporte. Si descartamos las pinturas rupestres, sólo cuando entramos dentro de períodos históricos más recientes, nos aparece ese significado. Culturas como la mesopotámica, egipcia, griega y otras muchas nos han legado cerámicas, relieves en piedra, y textos relativos al deporte. Encontramos, sobre todo, representaciones de competiciones deportivas ligadas a la representación de la guerra, casi en su totalidad. La lucha, las carreras pedestres, de caballos y de carros, los lanzamientos de jabalina, eran el medio idóneo para ejercitar las habilidades físicas. Su objetivo era ser los mejores en las confrontaciones con sus enemigos.

De ahí a considerar esos entrenamientos como aspecto lúdico y de diversión hay muy poco margen. Se conmemoraba una victoria, un acontecimiento social o climatológico. Cualquier aspecto de la vida de la sociedad podía ser motivo de juegos y competiciones. Con el tiempo, cada caso concreto, se convirtió en una especialidad deportiva.

Los ejemplos más conocidos son los juegos de toros cretenses, los Juegos Olímpicos en Grecia, o las competiciones en el Coliseo romano. Pero no son los únicos. Conocemos los juegos de pelota Olmecas procedentes de centro américa, los torneos y justas medievales, y muchos mas.

En la actualidad el deporte, como acontecimiento social, está en auge. Hay eventos deportivos que se celebran regularmente por todo el mundo. Cada vez hay más concienciación por mantener un estado físico optimo y saludable.

Ahora, en pleno siglo XXI, hay runners recorriendo los caminos de todo el mundo.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *