Share Button

Los días anteriores a Navidades o los periodos pre-estivales son críticos y animan a muchos a intentar perder peso. Se quiere compensar los kilitos que “se ganaran” en las celebraciones y se intenta tener un tipo “guay”. En esas fechas se tiende a pensar que salir a correr remediara esos kilitos extras que pensamos sobran. No obstante hay que saber que, si realmente son unos pocos kilos, eso es factible, pero si hablamos de sobrepeso, ya no es tan sencillo.

Una persona con sobrepeso puede llegar a presentar problemas cardiovasculares y articulares. El ejercicio es bueno, pero la dieta alimentaria debe ser la parte más importante y estar controlada por un dietista.

Si lo que se pretende es perder unos cuantos kilos que sobran, la formula mágica es el ejercicio y controlar la dieta. El correr en la opción perfecta.

La carrera es uno de los ejercicios que quema más calorías. Hay estudios que han demostrado que corriendo unos 5/8 kilómetros por semana, se puede bajar entre 1 y 2 kg. Pero, eso sí, junto con una dieta baja en grasas.

Hay que pensar que todas las maneras de correr queman las mismas calorías.

Un buen método consiste en no acostumbrar al cuerpo a la rutina. Hay que variar la intensidad, el ritmo de carrera y el tiempo. Si no se hace así, el cuerpo se acomoda con esa práctica repetitiva y se adapta. Con ese ritmo constante, deja de consumir grasa extra.

El truco consiste en combinar los ritmos, lento primero, luego acelerado, cambiar a trote e ir alternando, sin llegar a una secuencia preestablecida.

Es importante controlar la frecuencia cardiaca, y no sobrepasar los límites en ningún momento. Como baremo se establece como frecuencia normal entre 60 y 100 pulsaciones por minuto, aunque varia en función de la edad.

Si queremos saber cuales son las pulsaciones máximas soportadas por una persona, solo hay que restarle su edad a 220, para el hombre, o 226, para la mujer. Por ejemplo, un hombre de 25 años, tendrá una capacidad máxima de 195 pulsaciones, y uno de 70 solo de 150. Para una mujer de 25 años, el límite estaría en 201 pulsaciones. Este es el índice que se establece para que no existan riesgos en la salud.

Así pues, lo ideal sería empezar con una frecuencia de un 50% sobre el máximo total. Luego ir aumentando paulatinamente a lo largo de las semanas, pero no sobrepasar en ningún caso el 70% de límite. Solo los grandes deportistas están en condiciones de hacerlo.

Pensemos que para adelgazar, el objetivo es quemar grasa, por tanto hay que controlar lo que se come. Los deportistas profesionales ingieren bastantes carbohidratos, ellos necesitan glucógeno para alimentar sus músculos, tú no. Eso significa que hay que controlar los dulces (azúcar) las grasas y los carbohidratos (pan, patatas, pasta, arroz…). No eliminarlos, sino reducirlos.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *