Cómo adquirir mayor velocidad en la carrera

Share Button

Hay estudios que afirman que correr habitualmente es un ejercicio muy  beneficioso para la salud, previniendo principalmente enfermedades cardiovasculares. En todos ellos, se da por sentado que la esperanza de vida es mayor en las personas que hacen ejercicio regularmente, frente a aquellas que son sedentarias por naturaleza.

Ya sea una carrera diaria a poca velocidad, u otra con mayor intensidad, la diferencia no suele variar en cuanto a esas saludables ventajas. Así pues, cada uno debe elegir en función de sus preferencias, objetivos y posibilidades.

Pero, si se es un profesional del running, lo que se busca es velocidad, y por tanto hay que adquirir resistencia. El  objetivo primordial del runner es llegar a la meta el primero, o de los primeros. Pero eso  debe trabajarse con un entrenamiento y una planificación muy estudiada. No solo es ocuparse de la técnica, sino también dotarse del equipo más apropiado para el fin que se quiere lograr.

Lo primero es disponer de buen equipo. Hay que escoger zapatillas especializadas para correr, elegidas específicamente para la anatomía de los pies de cada uno. ¿Eres pronador, neutro o supinador?. La zapatilla deberá ser diferente. Hay que dotarse de ropa ligera y transpirable. Disponer de un reloj de alta tecnología para poder cronometrar distancias, velocidad, calorías quemadas y ritmo cardiaco. Y además realizar un calentamiento previo de 10 o 15 minutos, para evitar lesiones.

Todos los profesionales de este deporte saben que para  aumentar la velocidad de carrera hay que tener constancia y dedicación. Es necesario variar regularmente la intensidad de la carrera y las distancias. Una práctica que últimamente esta dando muy buenos resultados es efectuar  sesiones de “fartlek”. Este método consistente en modificar aleatoriamente el ritmo de la carrera. Primero, cada ciertos minutos se practica “trote”, luego se cambia a un ritmo más intenso en el próximo minuto. Está demostrado que si el entrenamiento es siempre el mismo, el cuerpo se habitúa a él y  se acomoda.

Junto con la técnica sueca del fartlek, se pueden efectuar sesiones de entrenamiento por la montaña. Estas ayudan mucho a aumentar la resistencia, y por tanto la velocidad. En las zonas montañosas hay desniveles y socavones que aumentan la fuerza en las piernas. También se pueden hacer periodos regulares en la cinta de correr, en la bicicleta estática, o saltos de cuerda en un gimnasio. E  incluso, alguna clase de yoga. Si se combinan correctamente todas estas técnicas, el resultado final será el optimo.

Resumiendo, se puede adquirir mayor velocidad en la carrera, pero solo la constancia y la planificación adecuada puede ayudar a conseguirlo.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *