Carreras verticales. Empire State Building

Share Button

Para empezar a hablar sobre este tema, habrá que esclarecer primero en qué consiste una “carrera vertical”.

Realmente, en el mundo del running, las carreras de fondo y de larga distancia son las reinas. Sin embargo, el deseo de acceder a nuevos retos y desafíos, han propiciado el nacimiento de las llamadas “carreras de kilometro vertical”.

Aunque ese tipo de pruebas no acaban de tener el auge del resto de competiciones, si es cierto que tiene su encanto y atractivo. Sobre todo para corredores en busca de nuevos desafíos. Correr en “vertical”, subiendo por interminables escalones o por escarpadas montañas no es fácil, pero si representa un reto para muchos.

Hoy en día, a este tipo de pruebas se las conoce como “tower running” o “vertical marathon”.

En realidad, el “tower running” consiste en subir por cualquier estructuras construida por el hombre, sean rascacielos o no. La “vertical marathon”, estaría más relacionado con las competiciones de montaña.

Pero, ¿en qué consiste el kilometro vertical?

Para concretar, se entiende por “trayecto de kilometro vertical” aquel recorrido que supera los 1.000 metros de desnivel entre la salida y la meta. Pero siempre y cuando, el total del recorrido no sea superior a 5 Km. y además, el terreno sea irregular. Pueden ser edificios de considerable altura o ascensión a picos de montaña con una acusada pendiente.

De todas formas, hay carreras consideradas de kilómetro vertical que superan los 5 Km. mencionados. Entre estas estaría el Kilómetro Vertical Transvulcania (Canarias), que tiene un total de 7,6 kilómetros.

¿Cómo son?

En cualquier caso, son competiciones con una gran desnivel, llegando incluso al 40 o 50 %. Por ello, a veces los corredores utilizan bastones como ayuda suplementaria. Además, tienen la peculiaridad de que sólo se contabiliza la subida, efectuándose el descenso por una ruta alternativa, o por la misma vía cruzándose entonces los corredores que suben con los que bajan.

Sin lugar a dudas, para competir en este tipo de pruebas es necesaria una gran resistencia anaeróbica, y correr es prácticamente imposible. Por ello el atleta debe contar con una fuerte musculatura en las piernas y una técnica muy trabajada. Si queréis saber más sobre la resistencia anaeróbica, mirar mi artículo sobre “Entrenamiento aeróbico y anaeróbico”, os aclarara el concepto.

Y, ¿Cuándo apareció este tipo de prueba?

En realidad, la primera competición de este tipo se realizó en 1978, con una subida cronometrada al Empire State de Nueva York. Este emblemático edificio de 320 metros de altitud, tiene un total de 1.576 escalones hasta el piso 86, dónde se encuentra la plataforma del observatorio. En ese piso 86 tiene lugar la meta de la carrera.

Como dato interesante destacaré que hay atletas que consiguen realizar el trayecto en unos 10 minutos, y los corredores, diferenciados en dos categorías (élite y general), toman la salida cada 10 segundos.

Para terminar, indicar que el record de subida lo tiene actualmente el australiano Paul Crave, en la categoría de hombres, que alcanzo el piso 86 con un tiempo de 9 minutos y 33 segundos en el año 2003.

En cuanto a la categoría de mujeres, el record lo ostenta la austriaca Andrea Mayr, que en el 2006 lo finalizó con un tiempo de 11minutos y 23 segundos.

.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *