Atletismo en Creta

Share Button

Cuando se habla de atletismo hay que tener en cuenta que se refiere a diferentes  modalidades deportivas. Esta modalidades incluyen carreras pedestres, marcha atlética, saltos de longitud y altura, lanzamientos… Su historia es tan antigua como la de la humanidad, aunque con diferentes percepciones según cada momento histórico.

Correr, caminar, saltar y lanzar son movimientos naturales en el hombre. De hecho, ese concepto se remonta a tiempos muy remotos. Algunas pinturas rupestres del Paleolítico Inferior (6000–6500 a.C.) y Neolítico, nos muestran la rivalidad entre varios corredores y lanzadores.

Cuando hablamos de Creta hay historiadores que consideran a esa isla como la cuna de de la civilización europea. Muchos barajan la opción de que su cultura dio, en plena edad del Bronce, origen al deporte griego como tal. No todos piensan igual, ya que la percepción que tenemos del deporte en Creta se diferencia bastante del helénico.

Por los restos arqueológicos que tenemos parece que no eran un pueblo belicoso. En cuanto al deporte, practicaban sobretodo atletismo, boxeo y  juegos de toros. Son muy conocidos los frescos del palacio de Cnosos donde se representan figuras de lucha, de acrobacias y escenas de tauromaquia.

La actividad física iba más allá del puro pasatiempo, adquiriendo un aspecto a la vez festivo y religioso. La agilidad, velocidad y las acrobacias estaban dirigidos principalmente hacia la estética del cuerpo. Por lo que parece, ese era uno de los valores más importantes en su sociedad. Todo el arte cretense nos presenta una sociedad culta, con uno concepto estético muy acusado.

Su enigmática civilización se desarrolló entre el 2.700 y el 1.450 a.C. Sería lo que podríamos decir como una cultura “prehelénica”. Constituían un pueblo pacífico (sus ciudades no tenían murallas defensivas). Su economía era del tipo social y comunitaria. Además contaban con instituciones políticas muy similares a la de los antiguos helenos.

La desaparición de esta cultura es tan enigmática como su comienzo. Hay quien sostiene que fue consecuencia de la erupción del volcán de la isla de Santorini (la antigua Thera), sobre el 1.639-1.616 a.C.. En esa explosión se hundió parte de la isla en el mar, y provocó un colapso en toda la zona. Los relatos de Platón sobre el desaparecido continente de la Atlántida parecen tener su base histórica en esa erupción volcánica.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *