Antecedentes del masaje deportivo

Share Button

La técnica del masaje se efectúa desde hace siglos. Ya sea con un fin higiénico, sanitario, terapéutico o para aumentar las condiciones físicas del organismo.

Sus inicios hay que buscarlos en la medicina popular, tan vigente en todos los pueblos y tribus ancestrales. El hombre, como tal, siempre a buscado remedios para sus enfermedades y para las dolencias de su cuerpo. Junto con el conocimiento de las plantas medicinales, frotar el cuerpo, fue un método curativo ejercido por sociedades tribales y antiguas civilizaciones.

Primeros tratados sobre el tema

A lo largo de la historia encontramos, representaciones de la práctica de estas técnicas desde muchos siglos antes de Cristo. Una de las primeras noticias de tratados sobre el tema, es el compendio chino conocido como Nei Jing.

China

El Nei Jing, parece que fue redactado (o copiado de otros más antiguos) en China, durante la época del mítico “emperador amarillo” (Huangdi 2500-2590 a.C.). Aunque la copia de que disponemos pertenece al 1400 a.C., es una fuente importantísima sobre el tema. En ese documento encontramos la recopilación de varias técnicas medicinales ancestrales. Entre ellas las que describen el masaje terapéutico.

Aunque se considera a la antigua cultura China como la “madre” de ese conocimiento, no hay que olvidar que muchas otras culturas lo han practicado.

Egipto y Grecia

En el antiguo Egipto encontramos representaciones y papiros describiendo masajes.

En Grecia, Heradixos (484-425 a.C.) e Hipócrates (459-377 a.C.) ya lo utilizaban como terapias curativas. Pensemos que el masaje fue una de las prácticas más utilizadas por los atletas griegos en todos sus juegos de competición.

Sus enseñanzas se transmitieron al mundo romano. Asclépiades (156-128 a.C.) nos ha dejado una detallada relación de sus técnicas. Con todo, el que ha obtenido mayor renombre es Galeno de Pérgamo (130-210 d.C.). Su nombre (galeno) es hoy en día uno de los términos con que se identifica a los que practican la medicina. Este médico, de origen griego, ejercía en la escuela de gladiadores romana, y uilizaba técnicas de masaje deportivo muy especializado.

La época medieval y posterior

Ya entrando en el mundo medieval, la Iglesia Cristiana limitó y demonizó estas practicas. Por suerte, los médicos de origen árabe continuaron con el estudio sobre este tipo de terapias. Entre ellos hay que destacar a Ibn Siná, conocido como Avicena (980-1037 d.C.). Este nos ha dejado numerosos compendios sobre medicina, masajes y terapias alternativas.

En el mundo cristiano, no se volvieron a utilizar sus técnicas hasta el siglo XVIII. Fue entonces cuando científicos y médicos como el francés C. Tissot destacaron los beneficios que se obtenían con su práctica.

Actualmente las técnicas masaje están presente en muchas terapias medicinales y forman un elemento muy importante del llamado masaje deportivo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *